Nosotros

Pura pasión desde 1911. Benelli es todo eso y mucho más. La tradición, la emoción y la innovación se han convertido en leyenda en una historia que abarca más de cien años, en la que han seguido modelos innovadores, tecnología de vanguardia, los éxitos internacionales y pilotos de renombre mundial. Deportivos y elegantes, los modelos de Benelli fueron creados para satisfacer a todo tipo de conductor, incluso a los más exigentes, para garantizar el máximo placer de manejo, el confort, la agilidad y la maniobrabilidad, sin olvidar la buena economía de combustible y el respeto por el medio ambiente. Éste es un reto que Benelli se propone cumplir todos los días como el primer objetivo del grupo. Personalidad de sobra. Una Benelli se reconoce a primera vista por sus líneas sinuosas y atractivas, por su aspecto inequívocamente deportivo. Los más innovadores conceptos de diseño están garantizados y se ponen en práctica en todos los modelos de la casa de Pesaro, gracias al centro de I + D, en el que trabajan varios expertos en la materia. Benelli a su vez cuenta con una extensa y eficiente red de distribución presente en todo el territorio nacional. Personalidad de sobra. Una Benelli se reconoce a primera vista por sus líneas sinuosas y atractivas, por su aspecto inequívocamente deportivo. Los más innovadores conceptos de diseño están garantizados y se ponen en práctica en todos los modelos de la casa de Pesaro, gracias al centro de I + D, en el que trabajan varios expertos en la materia. Benelli a su vez cuenta con una extensa y eficiente red de distribución presente en todo el territorio nacional.
Desde 2005 Benelli es parte del grupo industrial QIANJIANG, el primero en China en la escala de producción y capacidad en el sector de las dos ruedas. De hecho, la producción se situó en 1,2 millones de vehículos al año mediante el empleo de 14.000 empleados dentro de una fábrica ultramoderna del tamaño de una ciudad, que se encuentra en Wenling, a casi 500 km de Shanghai. La histórica marca de Pesaro abre su horizonte internacional y se prepara para futuros retos gracias a un enfoque que combina el genio, el estilo y el espíritu empresarial técnico italiano con la visión global de un grupo grande como Q.J. Los nuevos modelos tienen el ADN de Benelli y llevan la famosa historia de la casa en ellos, a la vez de celebrar el estilo, la innovación y el prestigio obtenido como fabricante. Benelli quiere alcanzar el mundo y la proyección de sus clientes en el futuro. Benelli abre la puerta a los entusiastas de la motocicleta de ayer, de hoy, pero sobre todo del futuro, por medio de modelos innovadores de vanguardia y al mismo tiempo fáciles de manejar.

Nuestra Historia

1911 ~ 1934

Seis hermanos, una historia. Seis hombres para una leyenda que se convirtió en realidad. Era la primavera de 1911 cuando Teresa Benelli, una viuda, tomó todo el capital familiar para establecer un taller y así proporcionarles empleo a sus seis hijos, Giuseppe, Giovanni, Filippo, Francesco, Domenico y Antonio "Tonino" Benelli. En el principio era solo un garaje para reparaciones, donde, sin embargo, se hicieron unas cuantas piezas de repuesto y accesorios para automóviles y motocicletas. Pero los seis hermanos Benelli tenían aspiraciones mucho más grandes: la construcción de motocicletas. Y ocho años después, en 1919, el primer motor salió a la luz: un 75 cc de dos tiempos que, sin embargo, se instaló en la horquilla de una bicicleta, por lo que los resultados no fueron satisfactorios. En diciembre de 1921 apareció la primera moto de verdad Benelli: la "Velomotore", una motocicleta ligera de 98 cc de 2 tiempos, que se presenta en las versiones Turismo y Sport (125 cc), seguida en 1923 de una versión de 147 cc. Y con una máquina de carácter más estricto de esta última motocicleta, Tonino Benelli comenzó a apoderarse de esas victorias que pusieron en alto a la casa de Pesaro en toda Europa. Giuseppe Benelli diseñó en 1926 una nueva motocicleta con motor de 4 tiempos de 175 cc, con árbol de levas a la cabeza accionado por una original "cascada de cuatro engranajes" y un rendimiento igual o mayor que el de una máquina de mayor cilindrada, lo que le permitió a acceder a un sinnúmero de triunfos a Tonino Benelli, campeón de Italia en 1927, 1928, 1930 y 1931. El aumento de la producción y el éxito comercial (la 175 fue construida en diversas modalidades hasta 1934, cuando se presentó una 500 y una 250, también de 4 tiempos) determinaron la necesidad de ampliar la fábrica, por lo que en 1932 los hermanos Benelli compraron las instalaciones del aserradero Molaroni, en Viale Principe Amedeo, ahora Viale Mameli.

1940 ~ 1950

Dos años más tarde, en 1934, Benelli presentó dos nuevas motos de carreras: una con motor de doble árbol de levas a la cabeza y una 500. En 1940 también llegó una 500 con válvulas laterales y una gran máquina para la competición (una de cuatro cilindros en línea con distribución de dos árboles de levas en cabeza y compresor, que nunca saldría a la pistas), pero el comienzo de la guerra obligó a la compañía a producir modelos exclusivamente militares. La casa de Pesaro alcanzó en esos años la cima del éxito (con una plantilla de unos 800 empleados) pero la Segunda Guerra Mundial destruyó todo. Los bombardeos aliados y el saqueo por parte de los alemanes redujeron la gran fábrica a un montón de escombros y almacenes vacíos. Pero los hermanos Benelli no se desanimaron y recuperaron maquinaria y equipo, por lo que la primera labor realizada fue la conversión de cerca de mil unidades de uso militar a civil, en su mayoría británicas, que fueron dejadas en el campo de batalla por los aliados. 1947 fue también el año de la recuperación de las carreras. 1948 fue un año crucial para la marca de Pesaro: contrató al piloto de Romagna, Italia, Dario Ambrosini. El 14 de octubre los hermanos Benelli anunciaron la decisión de reanudar la producción de motocicletas. El éxito deportivo del renacimiento de Benelli culminó en 1950 con la conquista, por Ambrosini, del Campeonato Mundial de Velocidad en la categoría 250. A finales de los años ‘40 Giuseppe Benelli, debido a diferencias irreconciliables con sus hermanos, salió de la firma. Así originó la marca Motobi, con el clásico motor de formato huevo de 2 y 4 tiempos, en pequeñas y medianas cilindradas. Un éxito comercial y deportivo: más de 1.000 victorias en las carreras de motos derivadas de la serie en los años cincuenta y sesenta.

1950 ~ 1980

La actividad de producción de Benelli continuó con la presentación, en 1951, de la Leoncino, para decretar un rotundo éxito de ventas, el que fue acompañado por la conquista en 1953 y por primera vez del Motogiro d’Italia con el corredor de Bologna, Leopoldo Tartarini. En 1961 la casa de Pesaro celebró su primer cincuentenario de vida y al año siguiente, para afrontar mejor la crisis sobrevenida de la industria de la motocicleta, realizó la fusión de las dos marcas emparentadas, Benelli y Motobi. Eran los años heroicos por las numerosas victorias con Silvio Grassetti y, a continuación, con Tarquinio Provini y Renzo Pasolini, siempre con la 250 de cuatro cilindros, hasta que con ella alcanzó la conquista del segundo título mundial en 1969 el piloto australiano Kelvin “Kel” Carruthers. Una amplia gama de modelos caracterizó, en los años sesenta, la producción de Benelli- Motobi: desde ciclomotores hasta la Tornado, una maxi moto bicilíndrica de 650 cc, la última máquina creada y producida por los hermanos Benelli. En 1972, de hecho, la firma de Pesaro fue comprada por el empresario argentino Alejandro de Tomaso. El nuevo propietario amplió la gama de modelos mediante la presentación de una serie de motocicletas de varios cilindros de diferentes cilindradas, destacándose un prestigioso motor de seis cilindros de 750 cc (primera moto de producción de seis cilindros disponible en el mercado), así como la construcción de una instalación nueva y moderna. La competencia japonesa se hizo cada vez más feroz y más avanzada técnicamente. El descenso fue lento pero inexorable. En 1988, Benelli sufrió la agonía. Para salvar a la casa Pesaro de un futuro incierto, un industrial vecino de la ciudad, Giancarlo Selci, propietario del Grupo Biesse, la compró el 23 de octubre de 1989. Se partió de cero apuntando al sector de los ciclomotores con los modelos Cosi, Devil y Scooty. Para Benelli pareció ser la llegada de la calma, pero después de los primeros momentos de euforia el futuro se convirtió de nuevo en incierto.

1988 ~ 2015

En 1995, el Grupo Merloni, de Fabriano, se hace cargo de Benelli con su acceso a la participación mayoritaria de la histórica marca. Fue Andrea Merloni, el hijo de Vittorio, quien tomó las riendas de la nueva compañía y la reactivación pasó por una estética agresiva de los scooters: los proyectos de la serie 491. Más ambicioso y, después de varios modelos de scooters, llegó también la superbike: la Tornado, con motor de tres cilindros y 900 cc que compite en Superbike, y la TNT 1130 cc, siempre de tres cilindros. Pero una vez más los tiempos felices se fueron y Benelli entró de nuevo en crisis. Entonces, llegamos a nuestros días. En diciembre de 2005, Benelli pasó a ser propiedad del Grupo Q.J. Ganador del Premio de la Industria de la Motocicleta como Exportadora del Año, Qianjiang es una empresa ubicada en Wenling, donde 14 mil personas producen más de 1,2 millones vehículos al año y más de dos millones de motores, en una fábrica de diseño moderno del tamaño de una ciudad.
Alrededor de 670 mil metros cuadrados cubiertos se utilizan para la producción, cuyo equipamiento, por otra parte, está conformado por sofisticadas máquinas de mecanizado CNC para los componentes importados de Alemania, Italia y EE.UU. Además de la principal producción de motocicletas y scooters, la compañía, que cuenta con un capital de más de us$ 750 millones y está presente en la Bolsa de China, desde 1999, también produce quads, bicicletas eléctricas, cortadoras de césped, carritos de golf , generadores, bombas y otros equipos para el cuidado del jardín. Alrededor del 20% de su producción se exporta al extranjero, incluyendo Estados Unidos y Europa. Qianjiang también se centra en la calidad, por haber recibido el reconocimiento internacional ISO 9001 en 1997. Con la entrada de nuevos capitales y la sinergia creada entre Italia y China, Benelli Q.J. actualmente está trabajando en varios proyectos para relanzar la casa de Pesaro en el mercado italiano e internacional. En 2011, Benelli celebró con gran éxito su primer centenario.


El Legado


Subscribe

Subscribe to our newsletter & stay updated

Hemos colocado cookies en su computadora para ayudar a mejorar este sitio web. Más detalles se pueden encontrar en nuestra política de privacidad